Suelo radiante

Siente en tu casa el confort de la climatización por suelo radiante

  • Ahorro de hasta el 20% frente a otros sistemas tradicionales de climatización
  • Mayor confort y ambiente más saludable: calefacción en invierno y refrescamiento en verano
  • Temperatura uniforme
  • Climatización que no se ve con el suelo radiante

Características

Suelo Radiante Refrescante. La climatización más ecológica y con menor consumo de energía.

  • Reduce el consumo: Consigue un ahorro de hasta el 20% con suelo radiante frente a otros sistemas tradicionales de climatización.
  • Mayor confort y ambiente más saludable: Calefacción en invierno y refrescamiento en verano. El ambiente no se reseca.
  • Disfruta siempre de una temperatura uniforme: La temperatura se distribuye de forma uniforme por toda la estancia. Sin contrastes ni cambios bruscos.
  • Tu casa, a tu gusto: Olvídate de radiadores o sistemas que condicionan la decoración de tu hogar. La temperatura ideal que no se ve.

Funcionamiento

La calefacción por suelo radiante consiste básicamente en la emisión de calor por parte del agua que circula por tubos embebidos en la losa de hormigón que constituye el suelo. De esta forma conseguimos una gran superficie como elemento emisor de calor.

En los meses fríos, a una temperatura en torno a los 35-40oC, el agua recorre los tubos que cubren el suelo y aporta el calor necesario para calefactar la vivienda. Existe asimismo la interesante posibilidad de emplear este tipo de instalación para una climatización integral, proporcionando calefacción en invierno y refrescamiento en verano.

De este modo en los meses cálidos haremos circular agua en torno a 15oC por la instalación, que absorberá el exceso de calor del local y proporcionará una agradable sensación de frescor. Se trata de un tipo de instalación especialmente indicado para la climatización de viviendas, oficinas y en general locales de baja carga latente. Su aplicación es óptima en locales de altura importante ya que proporciona climatización en el volumen ocupado por el cuerpo humano, consiguiendo importantes ahorros.